Logo
 
     

Soy un MAL ESPAÑOL

 

Hola,

Mi nombre es Marc y mis abuelos no son de origen catalán. La sangre andaluza corre por mis venas, pero ya lo siento, soy un mal español. Soy un mal español por pensar que a pesar de que la gente española quiere a los catalanes y que el problema catalán nada tiene que ver con las personas, el estado español ha demostrado respetarlos y quererlos muy poco, pero amarlos infinitamente cuando de dinero se trata.

Soy un mal español por pensar que el estado ha hecho mal no construyendo el corredor del Mediterráneo, mientras sí construía kilómetros de lineas de AVE que ahora son recorridos por trenes vacíos.

Soy un mal español por reconocer que Cataluña aporta bastante más de lo que recibe del estado, y no creo que los catalanes se quejen porque no sean solidarios, porque yo sé que lo son.

Soy un mal español por pensar que lo peor que podía hacer el estado era tumbar el Estatut de Autonomía catalán votado y aprobado ampliamente por su población, además de mofarse de ello con el más que oído Cepillo.

Soy un mal español por no entender porque el estado se empeña en decir NO, en ignorar al medio millón, al millón y medio o a los dos millones, dependiendo de quién cuente, que año tras año sale a la calle pidiendo poder votar, poder elegir el futuro que quieren para su pueblo. Ni medio millón ni dos millones, son merecedores de ser ignorados por ningún gobierno.

Soy un mal español porque me adoctrinaron en la escuela, sí, hay gente que lo dice… Pero yo les digo, que ningún profesor nunca nos dijo a quién teníamos que votar o si teníamos que desear una Cataluña soberana. A mi solo me enseñaron que cuando algo no está bien tienes dos opciones: Quedarte mirando o hacer algo para cambiarlo. Y creo que Cataluña ha decidido cambiarlo todo.

Soy un mal español porque no entiendo porque un presidente de la Generalitat tiene un querella por escuchar al pueblo y sacar las urnas a la calle. Unas urnas que se llenaron no solo de papeletas, si no de ilusión y esperanza. Nadie puede negar el derecho a la autodeterminación de un pueblo igual que nadie puede negar el derecho individual de pensar lo que uno quiera.

Soy un mal español por pensar que el estado quiere españolizar a los catalanes como dijo el exministro Wert. Qué manía con privar a las personas de sentirse lo que quieran sentirse? Nadie me ha preguntado nunca de dónde vengo, si no a dónde vamos. Si Cataluña se siente una nación, quiénes somos para negárselo. Hagamos algo para que encaje. NOOO! Mejor llevémoslo al constitucional y que sigan llenando las plazas mientras miramos a otro lado.

Soy un mal español por pensar que si el estado tanto quisiera a los catalanes, durante esta campaña hubieran dado motivos en positivo para que se quedaran, pero tras muchos debates y mítines, aún espero que miren a los catalanes y les den motivos positivos para quedarse que no sean amenazas y miedo. Yo no les amenazaría con argumentos falsos que ni tan solo ellos son capaces de defender porque se desmontan con tan solo una pregunta, yo haría lo posible para que encajaran, pero no solo diría, lo haría, porque si hay voluntad, el gobierno puede hacer lo que quiera, igual que ha aprobado la ley del tribunal constitucional al último momento antes de las elecciones catalanas. Si hemos llegado hasta aquí es porque esa voluntad no existe.

Soy un mal español porque mañana cuando me levante, estaré ilusionado, esperanzado y deseoso de votar. Sé que la gente de España quiere a Cataluña y sé muy bien, que los catalanes quieren a la gente española, por eso cuando vote mañana Sí Sí, no estaré rompiendo con esas personas, estaré rompiendo con un gobierno que ha hecho de todo menos querernos. Porque no quiero una España enemiga, si no amiga y aliada. Podemos ser amigos, pero no súbditos, necesitamos autogobernarnos, cuidar de nuestra lengua y cultura, sin que nadie nos intente españolizar.

Mañana cuando vote y deposite mi ilusión en el sobre, pensaré que quizás no he sido yo el mal español por querer lo mejor para mi tierra, si no que el estado español no ha sabido ser un buen catalán.

Amb il·lusió,

Marc, un mal español (?)

 
 
 

Comparte en las redes sociales
facebook